SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y MARÍA

SALUTACIÓN A LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARÍA

(Ave Cor Sanctissimum)

Te saludamos,

Corazón santo de Jesús y de María.

Te adoramos, Corazón bueno,

Corazón humilde,

Corazón puro.

Te alabamos, Corazón sacerdotal,

Corazón sabio,

Corazón paciente.

                                    Te glorificamos, Corazón obediente,

                                       Corazón atento a la voluntad del Padre,

                                               Corazón fiel.

                                               Te damos gracias,

                                                Corazón, fuente de felicidad,

                                                 Corazón misericordioso,

                                                      Corazón amante.

                                                      Te amamos con todo nuestro corazón,

                                                          con toda nuestra voluntad,

                                                           con todas nuestras fuerzas.

                                                            Te ofrecemos nuestro corazón,

                                                            te lo entregamos,

                                                            te lo consagramos,

                                                              te lo inmolamos.

                                                                  Recíbelo y poséelo enteramente,

                                                           purifícalo,

                                                             ilumínalo,

                                                            santifícalo.

                                                           Vive y reina en él,

                                                                 ahora y por siempre jamás. Amén.

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y MARÍA

Impulsado por su amor a María, Juan Eudes reunía en el seminario de Caen todas las obras sobre ella que encontraba durante sus viajes o que le eran obsequiadas. Algunos hermanos le redactaban colecciones de notas. Y entre una y otra misión se inspiraba en ellas para componer  sus libros. Siempre tenía cuatro o cinco en elaboración; entre ellos dos sobre la Virgen: LA INFANCIA ADMIRABLE, terminada en 1676, “que me significó un descanso delicioso … obra más de mi corazón que de mis manos” escribe en la conclusión y EL CORAZÓN ADMIRABLE, por cuya terminación ruega, en ese mismo lugar, a la “Reina de su Corazón” que interceda junto a su Hijo (OC. V, 477).

Con ese método el Padre Eudes ha hecho un libro de vasta erudición. Buscó en la Sagrada Escritura el sentido de la palabra CORAZÓN pero sobre todo meditó los textos que nos hablan del amor de Dios, de Cristo y de la Virgen, en especial en el Cantar de los Cantares, en los profetas, y en el evangelio. Los Padres le son familiares tanto los griegos como los latinos: Cirilo de Alejandría, el Seudo-Dionisio, Juan Damasceno, Agustín, Ambrosio, etc. Cita con soltura a escritores eclesiásticos: Anselmo, Bernardo, Buenaventura, entre otros; a místicos y autores espirituales antiguos o contemporáneos. Su conocimiento de los escolásticos hace honor a sus maestros de Caen y de París. De, todo ello resultó, según uno de los últimos obispos de Bayeux «como una suma teológica de la devoción al Corazón de María, luminosa y grandiosa, aunque a veces difusa y vehemente… enorme cúmulo de pruebas, de consideraciones y de consejos, en el que han venido a inspirarse todos los autores que en los tiempos siguientes han escrito sobre el tema» (Monseñor Picaud).

DEVOCIÓN EUDISTA A LOS SAGRADOS CORAZONES

Para san Juan Eudes el corazón es el amor y la caridad. Pero en María y Jesús, el amor es realidad compleja. En 1650 el santo le atribuía ocho dimensiones. Hacia 1665 adoptó la división tripartita: corazón corporal, corazón espiritual y corazón divino: “tres corazones que son un solo corazón” a los que Pío X11 en la encíclica Haurietis aquas hará eco con su “triple amor”. Los dos primeros corazones cubren las mismas realidades para Jesús y María. El corazón corporal es el órgano cardíaco pero también (en el siglo XVII “la sede de las pasiones”. El corazón espiritual es la memoria, el entendimiento, y sobre todo la voluntad, facultad del amor. Es también la vida de gracia y de caridad, obrada por el Espíritu Santo.

 El corazón divino, para Jesús, es su amor en cuanto Dios (Dios es amor) y en cuanto principio, con su Padre, del Espíritu Santo. En cuanto a María es una criatura tan vacía de sí misma que se puede decir con razón -como dice san Pablo que ella ya no vive sino que es Jesús el que vive en ella, que es el Corazón de su corazón y por consiguiente ella tiene un Corazón todo divino.

 La devoción a estos dos corazones es en primer tiempo contemplación. Para Jesús se contempla el misterio insondable de su amor trinitario: amor del Padre y del Hijo, origen de su vínculo de amor que es el Espíritu; se contempla su amor de donde procede, por el Hijo, la creación, la encarnación redentora: “he aquí que vengo”, la Inmaculada Concepción, el misterio pascua], la Iglesia, los sacramentos, fuentes de gracia. Jesús nos ama como el Padre lo ama a él, nos hace sus herederos. Para María se contempla su corazón divino: María, modelo perfecto de renuncia a todo cuanto no es Cristo, unida con adhesión total, la de la esclava, a los pensamientos de Dios, por la fe; a sus promesas por la esperanza y a su voluntad por la caridad, adhesión a las virtudes y a los estados y misterios de Jesús.