ORDENACIÓN PRESBITERAL DE MIGUEL CERVANTES

ORDENACIÓN PRESBITERAL

MIGUEL CERVANTES SANTAMARÍA

                     

En la Catedral de Nuestra Señora de la Paz, en la Ciudad de la Paz, Baja California Sur, nos reunimos la Familia Eudista, Sacerdotes, seminaristas; familiares y amigos del Diácono Miguel Cervantes Santamaría para presenciar su Ordenación Sacerdotal por manos del Monseñor Miguel Ángel Alba Díaz, Obispo de la Diócesis de La Paz. Toda esta celebración en el marco de la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el 15 de agosto del presente año.

En punto de las 19:00 hrs. Iniciamos la  celebración con gran júbilo y acompañados, también, por los alumnos del Seminario Diocesano de la Paz, que festejaban el curso número 50 del mismo. Ante la expectativa de los fieles se leyó la biografía del ordenado para recordar su camino por el llamado del Señor y dar inicio a esta gran celebración con cantos bellamente entonados por el coro.

En su homilía, Mons. Miguel Ángel mencionó la vocación de nuestro hermano Miguel como un proceso de perseverancia y de una constante entrega al Señor. Aludió la tenacidad de Miguel para lograr entrar al seminario y llegar a este momento del llamado al sacerdocio, que con júbilo estábamos esperando, familiares y la Congregación de Jesús y María.

En el rito del Orden, a pesar del nerviosismo natural, nuestro hermano Miguel se dejó llevar por el Espíritu del Señor y, de manera notablemente emotiva, respondía a los cuestionamientos propios que le hacia el Señor Obispo de la Paz. Los momentos más conmovedores de la celebración fueron la postración del neosacerdote, que se entregaba en manos del Señor por medio de la intercesión de los santos y, de manera especial por la intercesión de San Juan Eudes; y  la plegaría que hizo, el ya entonces P. Miguel, por sus padres, que se encuentran en la gloria de Dios.

Al finalizar la misa, el pueblo de Dios presente, entre ellos el grupo de feligreses que acudió desde la Ciudad de México, se acercó a besar las manos recién consagradas del P. Miguel y pedir que oré por ellos. Para posteriormente retirarse a un pequeño homenaje que se ofreció para nuestro hermano recién ordenado.

¡FELICIDADES P. MIGUEL!

¡FELICIDADES CONGREGACIÓN DE JESÚS Y MARÍA!