Ordenación Diaconal de Miguel

En la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe. De la ciudad de México, nos dimos cita toda la familia Eudista,  y desde la Paz baja california Sur,  del Norte del País. Habían llegado los hermanos  de nuestro hermano Miguel para participar de la Ordenación Diaconal.

A las 11 de la mañana comenzó la celebración presidida por Mons. Crispín Ojeda, obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México  y concelebrada por  sacerdotes.

Durante toda la celebración la alegría y la emoción llenaron la Iglesia de un buen ambiente. El coro de jóvenes, estuvo a la altura y supo combinar bien los ritmos vibrantes con los momentos de serena devoción.

En su homilía Mons. Crispín  subrayó el papel del diacono como servidor, ante todo del Evangelio de Jesucristo que se concreta en el servicio a los más pequeños.

A cada paso del ritual de la ceremonia del Diaconado nuestro hermano Miguel intervenía respondiendo afirmativamente a las preguntas del obispo ordenante, el pueblo en asamblea respondía con manifestaciones de alegría y jubilo.

La dalmática fue entregada por José Rafael, hermano de Miguel y revestido por el P. Ulises Superior de la Comunidad.

 Después de la comunión, el recién ordenado Diacono se dirigió a todos los presentes y se manifestó agradecido por todo lo que ha ido recibiendo del Señor a lo largo de su vida y sobre todo por esta gracia de poder vivir su vocación de servicio Diaconal.Principio del formulario

El Padre Ulises, habló en nombre de toda la Comunidad Eudista de México y  agradeció a todos su presencia.

Al terminar la celebración, ya en el patio de la parroquia,  la gente se acercó para darle un abrazo de felicitación al nuevo diacono.

Presidieron la comida los Padres Eudistas, y  más de un centenar de personas compartimos la mesa, como es de tradición por estas tierras Mexicanas.

Felicidades a nuestro hermano Miguel Cervantes y felicidades a toda la familia Eudista de México.