Category: Eudistas en México

ORDENACIÓN DIACONAL

JOSÉ RAFAEL HERNÁNDEZ GALLEGOS, CJM

IMG_1542

 

El pasado 12 de marzo del presente la Provincia de Colombia ha sido bendecida con la ordenación de un nuevo diácono de origen mexicano: José Rafael Hernández Gallegos, quien realizó sus estudios en la Casa de Formación Eudista “Ave Cor” en la Ciudad de México; y  actualmente se encuentra en actividad pastoral en Colombia.

 

El día 12 de marzo, el joven José Rafael fue ordenado diácono por Monseñor Jairo Jaramillo, Arzobispo de Barranquilla en la parroquia del Espíritu Santo de esta misma ciudad.

 

El nuevo diácono fue acompañado por los hermanos de comunidad, sus familiares, amigos, asociados eudistas, así como las Hermanas del Buen Pastor  y representantes de la familia eudista. Nos regocijamos con este nuevo servidor de la Iglesia y pedimos al Espíritu Santo que lo llene de sus carismas y dones para que pueda ejercer con “audacia e intrepidez”  su ministerio diaconal.

EL diácono José Rafael ejercerá su ministerio en el Seminario Valmaría, acompañando a los jóvenes filósofos; así como a los jóvenes que tienen la inquietud por la vida sacerdotal eudista.

 

IMG_9736

IMG_1463 

IMG_1541

IMG_1403

FIESTA DE FAMILIA

IncorporaciónEl jueves 26 de enero de 2016 la comunidad de Valmaría ha vivido una fiesta de familia: a las 6:00 de la tarde, nos congregamos en la capilla, para celebrar la Eucaristía presidida por el P. Carlos G. Álvarez, superior local, acompañado por un nutrido grupo de eudistas y toda la comunidad formativa.

Los jóvenes Andrés Felipe Ibáñez, Juan David Mazo y Carlos Mario Ayala firmaron el acta de ingreso a la Probación que marca el período inicial de la formación para la vida apostólica en comunidad.

José Rafael Hernández Gallegos, joven mexicano, hizo su compromiso de Incorporación a la Congregación de Jesús y María pronunciando la misma fórmula compuesta por san Juan Eudes para manifestar el deseo de configurar su vida con la de Cristo y su compromiso de vivir y morir en la Congregación renunciando a sí mismo para cumplir en todo la voluntad de Dios. Después de la firma del acta junto con todos los eudistas presentes fue acogido con alegría y fraternidad en el seno de la Congregación. José Rafael es el séptimo eudista mexicano en la CJM. Actualmente son cinco eudistas en la provincia de Colombia y dos en la provincia de América del Norte.Fiesta de Familia 4

Con alegría compartimos el mensaje del P. Carlos G. Álvarez en la homilía:

Nos reúne la Acción de gracias por tres jóvenes que inician su proceso de Probación y otro que lo termina y se entrega conscientemente para “vivir y morir en la Congregación”.

La Probación es un camino largo de experiencia y de prueba que le permite al candidato conocerse y gustar la experiencia de vivir en familia para ir asumiendo una misión de servicio en la Iglesia. Es también la oportunidad para la Congregación de presentar nuestra vida como el ingreso a una escuela de santidad para vivir como evangelizadores y formadores al servicio del reino y permitirle al Señor Jesús que se forme en cada uno y establezca su reino en el corazón.Fiesta de Familia 2

Al final del proceso viene la realidad de una alianza entre Dios y el eudista. Alianza de amor y de fidelidad. El libro de Samuel que hemos venido leyendo en estos días nos permite comprender mejor el sentido de esta alianza. David quería “construirle” una casa al Señor, pero es Dios quien le construye a él una casa. Con eso le está diciendo a David: “Ten en cuenta que no eres tú quien se quiere comprometer conmigo sino yo”. Esta alianza en una gracia y una bendición que tiene su iniciativa en Dios.

El Señor se fijó en nosotros y nos llamó. Nosotros somos sus siervos y estamos siempre a su servicio. El texto de hoy (2 Sam. 7,18-29) subraya siete veces que Dios es “el Señor”, siempre fiel y misericordioso, y ocho veces que David es su servidor. Esta realidad hay que asumirla en nuestra vida. Nuestro compromiso es con un Dios siempre fiel, “digno de fiar”, que nos conoce y nos ama, pero que espera de nosotros también la fidelidad y la entrega generosa a su servicio. Esto implica “edificar la vida” sobre la Roca fuerte, y san Juan Eudes nos propone cuatro fundamentos que debemos colocar a la base para lograr una madurez como eudistas y como cristianos: la fe – la lucha contra el pecado – el desapego – y la oración.

Quiero partir de ellos para indicar cómo hoy es difícil “ser eudista” de corazón, y proponerles a ustedes el reto de comprometerse a vivir en esta vocación a la santidad.Fiesta de Familia 5

Por la fe nos apropiamos de la mirada de Dios para ver y comprender todas las cosas con su propia luz y su propia mirada, dice san Juan Eudes. Pero en las circunstancias actuales y en medio de las luchas diarias y los problemas que surgen en nuestra vida, es más fácil tener una simple mirada humana. Actuamos a lo humano y no con la mirada de Dios; por eso tomamos decisiones inmaduras, infantiles, rápidas, que dejan tras de uno frustraciones, heridas y tristezas profundas.

El verdadero eudista hace el esfuerzo por adquirir una mirada creyente y forme en medio de la dureza y crueldad de los hechos diarios. Se pone los lentes de Dios y trata de asumir la historia y los acontecimientos de la vida con la mirada de Dios.

En segundo lugar, el eudista es aquel que toma conciencia de ser pecador y lucha contra las fuerzas negativas que tratan de apartarnos del amor a Dios y a los hermanos. Con todo, vivimos en una cultura donde se piensa que no hay pecado y brillan el orgullo, la vanidad, la mentira y la corrupción. Un eudista sabe que en su vida hay pecado y lucha contra él para poder conscientemente su alianza bautismal; pero rechaza, además, el pecado dondequiera que esté y en todas sus formas, lo que supone una fuerte dosis de sinceridad y de valentía. Sinceridad para desenmascararlo y valentía para enfrentarlo, pero siempre sin orgullo y con mucha humildad.

En tercer lugar, la renuncia o el desapego del mundo y de sus cosas, de uno mismo y hasta de Dios, dice san Juan Eudes. Pero vivimos en un mundo de apegos, de intereses personales, de dependencias y esclavitudes, de egoísmo. Construimos nuestra zona de confort y de ahí nadie nos puede mover. Somos esclavos de nosotros mismos y de nuestros intereses. Un eudista está centrado en Jesús: él debe ser el único objeto de nuestro espíritu y nuestro corazón; verlo todo en él, hacerlo todo para él, vivir todo en él. Juan Eudes nos propone “hacerlo todo por puro amor y para la gloria de Dios”.Fiesta de Familia 3

Por último, la oración como encuentro amoroso y diálogo permanente con el Señor que nos ama y dirige nuestra vida en toda circunstancia. Sin embargo, vivimos en un mundo de distracciones, de dispersión y de atafagos que nos impiden centrarnos en el fundamental y hacer del Señor el corazón de nuestra vida. El eudista es un hombre de oración, de diálogo simple y sencillo con su Dios, de amor intenso por todo lo que sea de Dios y para Dios.

Bienvenidos, pues, a esta aventura maravillosa. Que el Señor los bendiga siempre, los transforme y los consagre para él. Y que se sientan miembros activos de una familia que los acoge y espera de ustedes todo para el servicio del reino.

 

Fuente:http://www.padreseudistas.com/site/vida-comunitaria/noticias-comunitarias/362-fiesta-de-familia

CANONIZACIÓN DE SAN JUAN EUDES

90 ANIVERSARIO

San Juan Eudes fue canonizado el 31 de Mayo de 1925, en la solemnidad de Pentecostés, junto con San Juan María Vianey, por el papa Pío XI.

En la bula de canonización fue declarado “Padre, Apóstol y doctor del culto litúrgico a los Sagrados Corazones de Jesús y  María”.

Su estatua fue introducida a la Basílica de San Pedro a la  galería de los fundadores de los fundadores.

En la actualidad de familia eudista busca la causa del doctorado de San Juan Eudes para la iglesia, ya que su herencia espiritual sigue viva y es de gran riqueza para todo el Pueblo de Dios. Pedimos a Dios nos conceda esta gracia.

La homilía de su canonización la puede consultar en:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=35514154018

 

Jesús, Sumo Sacerdote

y gran pastor de tu Iglesia, te adoro con todo mi corazón como a mi cabeza,

mi modelo y norma de mi vida.

 

Te pido perdón por haberme alejado de tu voluntad

y por las faltas cometidas

en el desempeño de mi ministerio sacerdotal.

 

Me entrego a ti para seguirte en adelante, 

con la ayuda de tu gracia, 

en lo que eres y realizas para la gloria del Padre

y la salvación del mundo.

 

Toma plena posesión de mí

y establece en mí tu vida y tu reino para siempre.

Amén.

                                                                            S. Juan Eudes

P. HÉCTOR MANZANAREZ GARCÍA

Ordenación Sacerdotal

 

El pasado 16 de diciembre de 2014, en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, el diácono Héctor Manzanarez recibió, por manos del Excmo. Monseñor Crispín Ojeda, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de México; la ordenación presbiteral.  Siendo el quinto mexicano que se ordena sacerdote eudista.  Sus familiares y amigos se unieron a la Familia Eudista para esta gran ocasión, en una Iglesia engalanada para la ocasión.

Héctor Manzanarez García nació el 05 de diciembre de 1987, originario del municipio de Tlaquiltenango en el  Estado de Morelos, México. Sus padres Gildardo Manzanarez Quintero y María Madalena García Caspeta.  Sus hermanas Susana y Rosa Isela.

Fue Bautizado en la parroquia Santo Domingo de Guzmán el 06 de diciembre de 1987, por el Pbro. Gabriel Calderón Ruiz, siendo sus padrinos el Sr. Gustavo Ramos y la Sra. Marcela  Ramírez.  Héctor, fue formado en la catequesis sabatina de su parroquia natal y  viviría por primera vez el perdón del Señor en 1997 con el sacramento de la Reconciliación con quien fuera el párroco, el Pbro. Ignacio Ponce  Aguilar, de la misma manera recibiría de él por primera vez el Cuerpo y la Sangre del Señor el día 02 de febrero en la solemnidad de la “presentación del Señor”, mejor conocida como la fiesta de la Candelaria. Por gracia de Dios fue confirmado en ése mismo año en las vísperas de esta solemnidad por Mons. Luis Reynoso Cervantes, IX obispo de Cuernavaca.

Conoció a la Congregación de Jesús y María en la Ciudad de México e ingresó a la casa de Formación “Ave Cor” el 09 de Agosto del 2009, siendo rector el Pbro. Ulises Morales. Iniciando sus estudios teológicos en la Universidad Intercontinental. Inició oficialmente su tiempo de “Probación” el día 25 de marzo del 2010.

El 9 de agosto 2010 llegaría a la casa de formación “La Misión” en Ecuador, para continuar su formación y sus estudios.

Se incorporado al Congregación de Jesús y María el  25 de marzo de 2014 y el 29 del mismo mes fue ordenado diácono, por manos de Monseñor Rene Coba, actual Obispo castrense del Ecuador.

Inmediatamente después de su ordenación se le encomendó la Casa de Formación Ave Cor, como Director de Formación.

 

 

 

¡FELICIDADES P. HÉCTOR!

Ministerio de Acolitado y fin del TEFE 2014

 

El pasado 25 de junio del presente en Conocoto, Ecuador se celebró a eucaristía con motivo de la culminación del TEFE (Tiempo Especial de Formación Eudista) 2014 en el que 19 jóvenes de las provincia de Colombia y del Minuto de Dios estuvieron participando por espacio de seis meses  aprendiendo sobre la gran riqueza espiritual que nos ha heredado san Juan Eudes a todos los que pertenecemos a la Gran Familia Eudista.

En esta celebración de acción de gracias, presidida por el Padre Carlos Álvarez, se  ha llamado a dos hermanos seminaristas al Ministerio del Acolitado, Jacob Lugo Lugo y José Rafael Hernández Gallegos, ambos adscritos a la Casa de Formación Ave Cor en la Ciudad de México.

Al recibir este ministerio del acolitado nuestros hermanos se comprometieron a:

  • Meditar asiduamente la Palabra del Señor, estando en constante oración.
  • Recurrir constantemente a la Dirección Espiritual.
  • Cuidar el servicio del Altar
  • Asistir al diácono y al sacerdote en las funciones litúrgicas
  • Distribuir, como ministro extraordinario, la Sagrada Comunión.
  • Seguir conociendo y entregarse más al carisma de la Congregación.

Estos hermanos mexicanos han recibido su obediencia para su trabajo pastoral durante los siguientes meses. José Rafael apoyará en la Parroquia del Espíritu Santo en Barranquilla, mientras que Jacob apoyará en la pastoral vocacional en el seminario Valmaría en la ciudad de Bogotá, ambos en Colombia.

Apoyemos a nuestros hermanos seminaristas con nuestras oraciones para que el Señor los mantenga firmes en la vocación y que todo su trabajo pastoral sea para la mayor gloria de nuestro Dios.

¡La alegría que comunica el Resucitado!

Después de haber celebrado, exultantes de gozo con toda la Iglesia, la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, hemos venido desde las diversas casas ubicadas a lo largo de la República: desde la fronteriza Ciudad Reynosa, de la capitalina Toluca, de la petrolera y turística Ciudad Madero, así como la ciudad patrimonio de la humanidad san Luis Potosí, también  del “pueblo mágico”: Lagos de Moreno; desde el corazón del estado Tamaulipas: Ciudad Victoria;  mencionando por último a las hermanas de los monasterios de la capital regiomontana: Monterrey.

Los ejercicios espirituales se realizaron desde el lunes 21 hasta el viernes 25 de abril. Más de medio centenar de religiosas nos dimos cita para meditar, orar y reflexionar en “el día en que actuó el Señor”, la octava de Pascua, siguiendo la escuela de san Juan Eudes, en la considerada “casa madre” de la Federación Mexicana de la Orden de Nuestra Señora de la Caridad del Refugio.

Fue una gran oportunidad para volver a encontrarse con Dios en el silencio, en la liturgia celebrada, en el compartir fraterno, en la belleza de la naturaleza y del clima propio en esta primavera: días calurosos, pero mañanas y noches frescas.

Nuestro retiro 2014 tuvo dos grandes momentos: en las jornadas matinales la prédica estuvo a cargo del padre diocesano, Juan Ángel Acosta, párroco de Corpus Christi en Monterrey, quien nos compartió algunas pautas y reflexiones a partir del documento “Alegraos, en el que el santo Padre Francisco reflexiona sobre el significado que tiene para la Iglesia la vida consagrada. ¡Fabuloso documento!

Por las tardes, la predicación la dirigió el eudista P. Sanín Dávila, responsable de la formación eudista en México, D.F. Desde los motivos que daba san Juan Eudes para vivir en “un retiro permanente” hasta las acciones concretas que se realizan para dar el valor y la dignidad a la mujer, intuición presente en el santo normando y que la Orden, hoy día continúa. ¡Cuánta actualidad el mensaje de nuestro padre fundador!

Hay que anotar, que nuestro apostolado y vida consagrada, se fundamentan en la comunicación del Buena Noticia que es Cristo Resucitado, que da vida nueva a la humanidad y que nosotras expresamos y detallamos en gestos de acogida, formación, valoración y promoción de las mujeres y niñas en alto riesgo de vulnerabilidad. “El amor no dice basta” y en esto, somos deudoras de la entrega generosa de Cristo, que nos amó sin medida.

A ejemplo de Jesús, que restituyó y dio un valor preeminente a las mujeres, marginadas en su época, pedimos al mismo Señor nos conceda hacer viva esta gracia de la cual somos participes.

Llenas las lámparas con el aceite, enriquecidas por la acogida fraterna, y el compartir con las hermanas, hubimos de volver a nuestras casas, buscando superar nuestras debilidades humanas, fortalecidas por las enseñanzas de san Juan Eudes, unidas por la oración en la misión y con la certeza que Dios nos ha llamado para continuar en la edificación del Reino.

 

Viva Jesús y María

Una religiosa de la Orden de Nuestra Señora de la Caridad